LIMPIEZA EN LA RIBERA DEL RÍO HONGJAECHEON

홍제천 청소

Hoy día voy hablarles sobre uno de las tantas actividades del voluntariado del Programa Mundial de la Amistad. Casi terminando Abril, mi grupo y yo, nos unimos al equipo de voluntariado de la universidad para realizar actividades de limpieza. Los equipos que se unen a esta actividad, por lo general, limpian el campus y algunas zonas cercanas a la universidad; sin embargo, una vez al mes, todos juntos van hasta la rivera del Hongjecheon y recogen la basura que van encontrando en el camino. Nosotros nos unimos a ellos, la tarde soleada del miércoles para ayudar a limpiar la hermosa naturaleza a la ribera del río. Sorpresivamente, un gran grupo de personas estaban esperándonos con nuestras vestimentas oficiales y el equipo “Green Campus Iniciative” también se unió a nosotros. Mientras íbamos caminando y recogiendo la basura en nuestro caminar hacia Hongjecheon, mi compañera de equipo, Joy, nos comentó acerca de cómo esta labor de limpieza el campus era usada como un castigo en su colegio de secundaria, para todos aquellos que no se comportaban bien. En mi colegio, a los alumnos se les asignaba la tares de limpiar no como un castigo sino para que pudiesen aprender sobre la responsabilidad y el cuidado del medio ambiente. A pesar que ambas teníamos diferentes experiencias previas sobre esta actividad, disfrutamos mucho ayudar a la comunidad, dejando las calles más limpias y agradables a la vista. Los otros miembros del equipo del voluntariado de limpieza fueron muy amables y comunicativos con nosotros, y a pesar de no hablar mucho inglés trataron de comunicarse en una mezcla de coreano e inglés, haciendo de esta una experiencia aún más agradable.

Cuando llegamos a Hongjecheon, quedamos asombrados por cuán limpio estaba el lugar. La gente coreana mantiene el ambiente limpio y son respetuosos con las normas. A pesar de ello, nosotros nos esforzamos aún más recogiendo aún los más pequeños desechos que podíamos encontrar para contribuir en algo con la sociedad coreana. Por supuesto nuestra labor tuvo grandes frutos: varias personas mayores, tanto mujeres como hombres, nos agradecieron por nuestra labor y alagaron el hecho de ser jóvenes estudiantes interesados por su comunidad. Cuando mencionamos que estudiamos en la Universidad de Myongji, ellos se sorprendieron e inmediatamente respondieron diciendo: ¡Pues claro, los estudiantes de Myongji son trabajadores y considerados! Escuchar estas palabras fue lo mejor que nos pudo pasar durante ese día y siempre recordaré la felicidad que les otorgó este mínimo gesto de mi parte.

El tiempo pasó volando mientras limpiábamos e incluso me pareció que estuve compartiendo con ellos tan sólo unos minutos. Me hubiese gustado haber hecho más pero estoy segura que habrá otra oportunidad para repetir esta actividad. Estoy muy agradecida con el equipo del voluntario, ya que nos permitieron unirnos a esta significativa actividad y asimismo, con mi equipo “DISFRUTAR”, quienes compartieron conmigo en esta actividad. Espero con ansías el próximo soleado miércoles para poder ayudar a que nuestra comunidad brille aún más.

1462200666048

Escrito por: Elena Kubitzki

Traducido por: Fabiola Rodríguez La Torre

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s